El Centro Comercial Sawgrass Mills Paga por Ataque Criminal en Su Estacionamiento

El Día de los Caídos (Memorial Day) en 2002, (27/5/02), Sandra Hernández, una contadora de Colombia de vacaciones en South Florida, fue asaltada en las primeras horas de la noche en el estacionamiento denominado Yellow Toucan, afuera de la tienda Marshalls, después de pasar el día de compras en el Centro Comercial Sawgrass. Cuando salía del Centro Comercial y buscaba su vehículo, un asaltante se le acercó por detrás e intentó arrebatarle la bolsa. Se produjo un forcejeo y el asaltante arrojó a la Srta. Hernández al suelo, sacudiendo su cuello hacia atrás y delante tirando de su largo cabello con la esperanza de que soltaría la bolsa. Cuando otros compradores se acercaron, el asaltante huyó en un vehículo que lo esperaba, sin conseguir la bolsa de Sandra Hernández, que sufrió múltiples lesiones y estrés emocional severo, durante el asalto e intento de robo.

El Despacho de Diana Santa María, P.A. presentó una demanda contra Mills Corporation por su omisión en proporcionar seguridad, iluminación y protección adecuadas para los compradores y clientes del Centro Comercial, y específicamente para Sandra Hernández. La evidencia del caso reveló que el Centro Comercial Sawgrass, que es una de las plazas comerciales más grandes del país, así como el centro comercial y de entretenimientos más grande de Florida y una importante atracción turística, no tenía cámaras de seguridad funcionando, mínima protección de seguridad en sus estacionamientos, e iluminación deficiente, todo lo cual creó un peligroso atractivo para los actos delictuosos en su estacionamiento. El acuerdo con Mills Corporation representado por la firma Luks, Santaniello y Pérez, llegó a un acuerdo por $325,000 para resolver el caso antes de irse a juicio, después de que una corte ordenó un arbitraje no vinculante (no obligatorio) en el que Mills Corporation fue encontrada negligente al omitir proporcionar seguridad adecuada a sus clientes. ¨Este tipo de situaciones se da demasiado frecuentemente y es prevenible si los centros comerciales y las tiendas departamentales toman las medidas apropiadas de seguridad para proteger a sus clientes de ataques delictivos razonablemente previsibles como este; las Mills Corporations, cuyas ganancias son impulsadas por sus clientes, tienen el deber de implementar medidas de seguridad suficientes para proteger contra este tipo de ataques delictivos¨, afirmó Santa María.